Oliver Bentajui

Oliver

 

  • El día después del Carmen, salimos a la mar pese a la resaca de la fiesta. Mereció la pena el esfuerzo porque pescamos 5.000 kilos en 3 horas.
  • Como no quería estudiar, mis padres me mandaron a pescar una jornada para asustarme. ¡Se asustaron ellos, porque ya no quise hacer otra cosa!