melenara historia

Un poco de historia

MELENARA: el regalo de Neptuno

Melenara, nombre originado en época prehispánica, presenció a los esforzados pescadores del guanartemato de Telde sumergirse en sus aguas en busca de uno de los alimentos más importantes de su dieta: el pescado.

A finales del siglo XVI, transcurrió por el puerto de Melenara un enriquecedor comercio marítimo con las plazas del norte de Europa. El Retablo flamenco de la Basílica de San Juan, en Telde, es uno de los exponentes de este auge mercantil. Se cuenta que Francis Drake, héroe para los británicos, vulgar pirata para los españoles, atacó Melenara el 6 de octubre de 1595. La valiente defensa de la plaza resultó en la retirada del inglés, inspirando al propio Lope de Vega algunos de sus versos en La Dragontea.

Hoy, la zona cuenta aún con un antiguo espigón construido entre los años 1920 y 1925 con motivo del comercio de plátano con Gran Bretaña que continúa cobijando a pescadores, así como el muelle de Taliarte protege en su faena a los investigadores del parque tecnológico y de ciencias marinas que alberga, en el que confluyen los esfuerzos de múltiples organizaciones e instituciones para la investigación y preservación de nuestro medio marino.

En esta bella área rocosa del este de Gran Canaria, en la que en 2001 se erigió la característica y popular estatua de Neptuno que la distingue, se puede observar cada día cómo los pescadores de su Cofradía remiendan sus redes y disponen todo su aparejo para traer a la costa el mejor pescado artesanal recién capturado.